fbpx

5 lecciones para no desmotivarte cuando eres un bloguero novato

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
 Este post es una colaboración de Patricia Ibáñez, autora del blog  aprendizate.com . Patricia ayuda a las personas a aumentar su motivación con técnicas y recursos de PNL y de gestión emocional. En este post nos va a dar una serie de consejos para motivarnos cuando nos encontramos en las primeras fases de creación del blog. 100% recomendable para no venirte abajo cuando las cosas no salen como esperábamos.

A todos nos ha pasado. Empiezas tu blog con mucha ilusión y grandes expectativas. Tu motivación está por las nubes. Te encanta lo que haces, y por eso no te importa dedicarle horas días enteros, con una cantidad de horas que ni tu jefe te pediría hacer.

Tu blog se convierte en algo así como tu hijo, y le cuidas, le dedicas horas, compruebas que está bien, que no le pasa nada malo. Vives por y para tu blog y no puedes dejar de hablar del tema. Sueñas con ser el próximo influencer de tu nicho y con que te hagan la pregunta estrella: «y tú, ¿cómo hiciste para convertirte en todo un blogger de referencia?»

Sueñas y te regodeas con esa imagen de éxito… hasta que te pones a ver las cifras de tu Analytics. 15 visitas. 30 a lo sumo. Miras a ver si hay algún comentario en el último súper post que escribiste, en el que te dejaste la piel. Nada.

Y de repente esa imagen tuya alcanzando la gloria con tu blog se empieza a alejar y a hacerse más borrosa. Todos tus pensamientos de grandeza se empiezan a tambalear. «No pasa nada, sé que al principio es lo normal»—te dices.

Pero pasan los días… y las semanas… y la gráfica del Analytics sigue sin levantar el vuelo. Miras los comentarios, esperando que por lo menos haya tres o cuatro. Pero cada vez lo mismo: cero comentarios. Y ese sueño de convertirte en el próximo bloguero del año se empieza a alejar más y más hasta convertirse en un puntito.

Y es entonces cuando te empiezan a asaltar las dudas y los «y si…»: ¿y si no valgo para esto?, ¿Y si a nadie le interesa mi blog? Y con cada duda empiezas a notar una sensación ya imparable: tu motivación bajando en caída libre.

Qué, ¿te suena?

Como te decía, a todos nos ha pasado. Empezar con un blog no es nada fácil. Por un lado tienes la motivación de hacer lo que te gusta y de ser tu propio jefe. Pero por otro, está el hecho de no ver ningún síntoma de crecimiento. Y eso, es carne de cañón para tu motivación.

Porque no me negarás que es muy fácil motivarse cuando uno tiene los resultados que quiere y más si estos llegan en forma de monetización y comentarios tipo «wow, gracias a tu blog mi vida ha cambiado». Lo difícil es mantener la motivación cuando uno es un bloguero novato y todavía no sabe muy bien si la cosa tirará para delante o no.

Así que para ayudarte a mantener tu motivación a flote y no abandonar a mitad de camino, voy a compartir contigo las cinco lecciones más importantes para no venirte abajo cuando estás en la etapa inicial de tu blog. Vamos allá.

Cinco lecciones para no desmotivarte cuando eres un bloguero novato

Lección 1# No compares tus resultados con los de los blogueros de éxito

Si comparas tus resultados con los de los pesos pesados, ten por seguro que acabarás saliendo mal parado. Comparar algo pequeño con algo muy grande es la mejor manera de hundirte tú solo y pasar a la desmotivación total en cero coma.

La primera regla de oro para mantener tu motivación a flote durante los primeros meses de tu blog es muy sencilla: aprender de los grandes: sí. Comparar tus resultados con los suyos: error.

Seguramente ahora al principio estás devorando un montón de información sobre cómo convertir tu blog en uno de éxito. Estarás leyendo a tutiplén, escuchando podcasts con entrevistas a los influencers y enterándote de cómo lo hicieron ellos para poder replicar sus pasos. Y eso está genial.

El problema es que en ese proceso de sobredosis informativa es muy fácil caer en la comparación desmedida, y poner en la misma balanza sus éxitos y tus ‘no éxitos’.

Así que cuando escuches o leas a los referentes, hazlo con criterio y sentido común. Absorbe todos sus conocimientos y consejos y trata de llevarlos a la práctica. Pero déjate de comparaciones desorbitadas.

Lección 2# Haz de la paciencia tu principal virtud

El crecimiento de un blog es un trabajo de pico y pala. Seguramente tú también conseguirás hitos y escribirás un post que dé la campanada y te ayude a crecer de golpe un montón.

Pero hasta que eso pase, o mejor dicho, incluso si eso pasa, te toca hacer un trabajo de hormiguita. Así que no te queda otra que respirar hondo y armarte de paciencia.

Para ayudarme a ser más paciente, a mí me ha venido genial conocer la trayectoria de algunos de los blogueros más reconocidos antes de que sus blogs fueran mega famosos. En la mayoría de casos, desde que empezaron con su primer blog hasta el éxito del que gozan hoy en día, han tenido que pasar varios años (Maïder Tomasena, Ángel Alegre o Franck Scipion son sólo alguno de ellos).

Es verdad que hay bloggers que logran un éxito increíble en tan solo unos meses. Pero no te confundas, eso suele ser una excepción más que una regla.

Lección 3# Ponte en contacto con otros blogueros que estén empezando

Hablar con otros blogueros que estén en circunstancias parecidas a las tuyas te hará equilibrar la balanza de la que te hablaba en la primera lección y sobre todo, te servirá para darte cuenta de que no eres el único con esa sensación de incertidumbre y de interrogantes por todos lados

Puedes aprender mucho de cómo están llevando ellos estas primeras etapas iniciales y cómo se manejan con los pocos recursos que se suelen tener al principio.

Puede parecer una tontería, pero la unión hace la fuerza. Así que ponte en marcha y empieza a hacer networking y a reunir a tu primer grupo de amigos bloggers.

Lección 4# Planifica tus pasos hacia tus objetivos

La mejor forma de frustrarte por lo mucho que te queda por conseguir es querer hacer todo a la vez. Creer que todo es importante y urgente hace que te empieces a agobiar. Ese agobio, si lo sumas a las comparaciones con los pesos pesados que te decía antes, son el cocktail perfecto para desmotivarte y sentirte más lejos aún de tu sueño.

Así que para evitar que te quemes antes de tiempo, hazte un favor y planifica tus pasos. Ponte pequeños objetivos que te ayuden a conseguir lo que quieres: que tu blog sea cada vez más visible y  que tengas más suscriptores en tu lista de correo.

La clave de esos objetivos es que sean pequeños, medibles y fáciles de llevar a cabo. Tienes que tener muy claro qué papel cumplen dentro de tu estrategia para crecer, y centrarte en llevar a cabo varias acciones por día, en vez de todas a la vez.

Recuerda que el mundo del blogging no es un sprint sino una maratón en toda regla.

Lección 5# Haz atractivo el proceso de trabajar en tu blog

Conciénciate desde ya que el proceso de hacer crecer tu blog va para largo. Por eso, y con el fin de que no decaiga tu motivación, tienes que hacer tu rutina de trabajo lo más atractiva posible.

Si lo piensas, tiene toda la lógica del mundo. Si antes de sentarte a escribir tu próximo post ya estás resoplando, pensando en que seguramente nadie lo va a leer, o escribiendo a marchas forzadas, te será mucho más difícil amar el proceso de hacer crecer a tu blog.

Hazme caso. Cuanto más disfrutes tus horas de trabajo dando forma a tu blog, más fácil te será motivarte.

Así que sé creativo y piensa de qué forma podrías aumentar tus ganas de ponerte a trabajar en él. Quizás puedas empezar a escribir escuchando tu canción favorita, asociando el proceso con tus principales valores (independencia, estilo de vida, etc), o sabiendo en qué momentos del día eres más eficaz elaborando los contenidos de tu blog.

Conclusión

Como has podido ver, la desmotivación no es algo fortuito que aparezca de la nada o por sorpresa. Venirse abajo es el resultado de la película que te montas en tu cabeza, de lo que te dices a ti mismo y de lo que proyectas hacia tu futuro.

Lo que está claro es que si comparas tus pobres resultados con los de los grandes referentes, si crees que la monetización de tu blog es cosa de un mes o no haces que la rutina de trabajo sea mínimamente atractiva, acabarás por perder la motivación a la primera de cambio.

Puedes ponerte vídeos motivacionales que te den un subidón de energía y adrenalina momentáneamente. Puedes pensar que estarás más motivado cuando empieces a conseguir mejores resultados.

Pero independientemente de eso, lo que yo te sugiero es que trabajes tu motivación interna y que cambies la película y tu monólogo mental por uno más útil que te ayude a dirigirte a tu objetivo sin que corras el riesgo de tirar la toalla.

Claro que habrá días mejores y peores, como en todo en la vida. Pero recuerda que cuanto mejor comprendas cómo puedes hacer para motivarte mejor, más fácil te será remontar el vuelo cuando sientas que tu energía empieza a flaquear.

Ánimo con tu blog. No te desanimes y sobre todo, no te quedes de brazos cruzados.

Como dice un amigo mío bloguero: «un blog es como la lluvia fina. No te enteras pero al final, acaba calando».

 

También podría interesarte...

4 respuestas

    1. ¡Gracias a ti Patricia!

      La verdad es que creo que el artículo es bastante interesante para cualquier bloguero novato y a cualquiera de nosotros nos resultarán familiares muchas cosas de las que cuentas. Un abrazo,
      Isra

  1. Dos de mis blogueros favoritos juntos en una misma entrada. ¡Enhorabuena! Ha quedado una entrada genial. No añado ni quito una coma. Me he sentido muy identificado con la primera parte de la entrada cuando cuentas cómo empezamos todos con el blog (las horas de trabajo, la gráfica de Analytics que sólo se mueve a peor…). Se me ha escapado hasta alguna sonrisa, jajaja

Deja un comentario

 

Responsable: Israel Huerta +info
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado +info
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna. +info
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en el siguiente link +info 


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies